Combinación de reiki con yoga

El encuentro con el reiki, es el encuentro con un@ mism@.
un espacio para reencontrarte con todo aquello que se nos pierde en estas velocidades, prisas, tensiones, "deberes" y "teneres"y ese Todo supone desde las percepciones más chiquitas (pero especialmente valiosas) de nuevas formas de observar y percibir, hasta globales replantamientos que enlazan con las grandes preguntas: quien soy yo? dónde y cómo estoy? estoy ofreciendo todo lo que puedo y debo a este mundo que nos acoge y a sus seres sintientes?

Como profesora de yoga aquello que supone un complemento a mi formación y filosofía de vida, supone para mí un gran atractivo.
Las sincronizaciones quisieron que conociera a Gemma y que empezara con ella una serie de sesiones de reiki y compartir.
Las primeras experiencias eran para mí un espacio de serenidad, todo estaba bien y miles de cosquillitas fluían por todo mi cuerpo físico y energético. salía tranquila y más confiada.
sin embargo, al cabo de unas semanas de terapia empecé a percibir unas sensaciones que rozaban más con lo desagradable: miedo, inseguridad, desconcierto, vacio... un cúmulo de no saber que me hacía sentir frágil y perdida. Mi cabeza decía que todo estaba en su sitio pero yo no lo vivía así. 
Gemma ya me había hablado de las crisis curativas y desde que se lo mencioné estuvo muy pendiente de mí, me daba datos que hablaban de este hecho, contactaba conmigo para ver como seguía, me cuidaba mucho y me tranquilizaba. 
Por mi camino personal son ya unas cuentas las crisis de este tipo que tuve por lo que, por todo el apoyo recibido y el saber que después de la oscuridad llega la luz, seguí constante con el reiki. 
Al cabo de unas semanas todas estas percepciones fueron transformándose dando lugar a nuevas vivencias, más intensas y hasta el momento desconocidas. Hablo de cuestiones muy personales que me hacen poseer otra forma de mirar, de estar, de entender, de relacionarme con el exterior. así, cuando quedo en el metro, tranquila y observo a la gente, me es más fácil identificarme con las personas que tengo enfrente, hay más de cercano y puedo comprender mejor el porqué de sus reacciones, sus gestos, sus palabras. o cuando estoy en casa, algo intenso me ayuda a conectar más con mi interior y de repente se me responde una pregunta que llevaba tiempo rondándome. o el estar en el presente, en el aquí y ahora, surge de una forma más sencilla, sin mentalismos, desde la vivencia y también el exterior me está ofreciendo grandes regalos a niveles variados, tales como estupendas ofertas de trabajo, gente maravillosa, espacios saludables y enriquecedores, etc.

Considero que la vida es la interconexión de múltiples factores y sé que el reiki, en mi caso, supone ahora uno de ellos que está apoyando y engrandeciendo todos los demás y viceversa. Si tuviera que resumir lo que vengo experimentando hasta ahora con el reiki de Gemma, sería una transformación de la frecuencia personal, la cual se establece en una vibración mucho más optimista, abierta y serena.

P.V.E.