Después del curso de Okuna

 Ante todo quiero darte las gracias por haberme hecho llegar reiki Okuna. Siempre pedía a mis guías paz, sólo eso, y por fin la he encontrado. Aunque el día a día es difícil en este mundo de 'locos', gracias a los símbolos de Okuna puedo volver a centrarme.

Cuando salí del curso, si te acuerdas salí muy tocada, me fui a la playa, y veía el mar y el cielo distinto. Estaba como si todo me diera igual en el buen sentido, como si nada tuviera realmente importancia.

Los 21 días fueron extraños, porque me fueron viniendo diversos dolores. Es como si mi cuerpo fuera limpiando cosas del pasado. He leído que cada 3 días limpias un chackra, ha debido ser eso, porque unos días me dolieron unos músculos de la espalda que ni sabía que tenía, otros las muelas, el estómago,... y así los 21 días. Ahora muchos días recuerdo los sueños, cosa que antes no me pasaba.

Desde que hice el curso cada día medito con los símbolos. Y últimamente mucha gente me pide que le envíe reiki, cosa que no me había pasado antes.

 Para mí este reiki es como un regalo del cielo.

 Gracias de todo corazón, besos

M.G.