Iniciación a distancia con la energía Lakshmi

 La sintonización de ayer fue maravillosa. Estuve unos 20 minutos antes meditando, con música relajante, incienso, velas,....y justo a las 21:00h estaba preparada para empezar, cerré los ojos y vi una Diosa muy guapa, vestida de túnicas rojas y doradas, estaba sentada en una flor de loto, y parecía tener más de dos brazos, la miré y quedé maravillada, alzó sus brazos derechos y empezó a lanzarme monedas de color dorado, tantas que llenó por completo mi aura e incluso la habitación, sentí como mis distintas capas de aura crecían y mi burbujita se expandió considerablemente, tenía todo el aura de color dorado. De momento bajó sus brazos derechos y alzó los izquierdos y me lanzaba corazones de cuarzo rosa con la misma intensidad que había hecho con las monedas. El interior de mi aura era dorado y el exterior se convirtió en lila. Estaba entusiasmada con esa sensación cuando de momento apareció mi hija de tan sólo 2 añitos y medio y le dije Martina que haces? y me dijo Mami quiero estar aquí contigo, todo esto en la sintonia no estaba físicamente y entonces ella se lleno también de dorado y de rosa, jugamos y saltamos y nos fundimos en una sola. La verdad es que me vino de maravilla porque desde que ella nació hemos tenido dificultades para entendernos, mi parto fue muy complicado y casi morimos las dos, en lugar de unirnos, el parto nos separó muchísimo. (Desde entonces no he dejado de hacer terapias, constelaciones familiares, biodescodificación, flores de bach, reiki usui tibetana, reiki karuna-ki, técnica metamórfica...)

 
Luego ya vi mi trabajo lleno de monedas doradas, las calles por donde paso, mi cuenta corriente, incluso solo veía una y tengo dos porque tengo dos hipotecas y quiero vender una propiedad, por lo que intuí que la venta de la propiedad está muy cerca. Imágenes e imágenes sin parar... De momento la Diosa me dijo que podía llamarla cuando quisiera y se marchó, abrí los ojos lentamente y justo eran las 21:15 h, increíblemente solo habían pasado 15 minutos.
 
Desde luego fue maravilloso. Me encantó.
 
Noelia P.