Probé el Reiki cuando estaba embarazada

La primera vez que probé el Reiki estaba embarazada de 38-39 semanas aproximadamente. Ya estaba en un estado muy avanzado y aunque mi embarazo fue perfecto tenía las típicas molestias de cansancio, incomodidad, etc.

Con Gemma me sentí muy cómoda, me ofreció todas las comodidades para que e estuviera en una posición adecuada a mi estado, además el ambiente de la habitación era cálido y cercano.

Con las sesiones me relajaba mucho y casi me quedaba dormida. Sentía el calor de sus manos y una sensación de paz.

Cuando volvía a casa me sentía en una nube y después tenia muchas horas de calma mental.

Bibiana Borrás