Mi sesión de Reiki ó Cómo conseguí la paz interior

Todavía me recuerdo: estaba estresado, notaba un nudo en el pecho,
me alteraba con facilidad en el ámbito familiar y no era feliz. Fueron semanas difíciles pero por suerte ó causalidad encontré la página Web de Gemma Cazorla.

Me llamó la atención cómo sus “alumnos” citaban sus experiencias vividas con la energía Reiki. Contacté con Gemma para una sesión individual: quería probar “esto del Reiki” - para entonces no conocía la energía universal.

Nada más empezar la sesión me sorprendió el calor inusual que desprendían las manos de mi maestra Gemma. La energía Reiki me atravesaba de la cabeza a los pies. “¡QUE PASADA!” – fue mi primera sensación. Y no lo exagero: he notado una felicidad muy grande al finalizar la sesión; mi interior deseaba abrazar a mi maestra con un sentimiento de amor increíble: Gemma me ayudó conseguir mi paz interior.

Acordamos hacer el tratamiento de cuatro sesiones. No obstante, me dí cuenta que mi cuerpo deseaba más energía Reiki. Hace unos meses me inicié en el Nivel 1. Desde entonces practico Reiki en casa: por las noches, antes de acostarme, unos 15 – 20min. Luego me voy a dormir cómo un niño pequeño con zapatos nuevos: los problemas no han desaparecido, pero me he cargado con energía positiva para afrontar el día. Funciona de verdad, ¡pruébalo! 

Os recomiendo probar una sesión con mí maestra Gemma ó iniciaros directamente en Reiki I. Es una persona maravillosa, transmite una energía positiva que llegará a vuestro interior y es muy buen guía. La mejor experiencia que tuve en muchos años y espero poder seguir con los siguientes niveles para aumentar aún más sus efectos positivos.

Gracias, MUCHAS gracias Gemma por tu maestría en Reiki y desearte todo lo mejor del universo, ¡eres maravillosa!

Gabriel Güimil